Las necesidades de la propia educación
abril 19, 2015

Las necesidades de la propia educación

Los problemas en el aprendizaje, a los que nos enfrentamos cada vez más a menudo dentro de la escuela, son barreras que no permiten a los niños seguir el plan obligatorio y estipulado dentro del sistema educativo, en el que se detallan una serie de objetivos, metodologías y sistemas de evaluación determinados para todo el alumnado.

Mi experiencia me lleva a pensar que el problema reside en la falta de pedagogía diferencial.
La educación no es algo que pueda generalizarse, sino que, al tratarse de personas, cada uno con sus particularidades, debe ser enfocada de forma individualizada.
Los alumnos tienen una serie de capacidades y habilidades propias y unos ritmos de aprendizaje distintos, e incluso este ritmo no será igual tratándose de unas áreas u otras, aun hablando de la misma persona.

Si la educación es para el hombre, entonces no se puede tener en cuenta sin los educandos, y por ello, al tratarse de teoría, podemos tener ideas universales a cerca de ella. Pero en la práctica educativa, no tenemos opción de trabajar sobre un alumno abstracto, sino que tomamos alumnos con características propias, que diferencian a unos de otros, y sólo de esta manera podemos acercarnos a la realidad.

Por ello, el papel del pedagogo es cada día más importante dentro de un sistema educativo que tiende a preocuparse por formar niños productivos que resuelvan problemas en el futuro dentro de la sociedad de lo material, cuyas asignaturas fundamentales son entonces matemáticas y lengua, las cuales nos llevan a solucionar cuentas o entender conceptos complejos, en lugar de querer atender a personas que se desarrollen en plenitud bajo sus necesidades y pasiones, y donde no existiría una asignatura que tuviera más peso que otra, si no que cada una de ellas sería valorada por igual.

#educación #editorial #opinión
Compartir:

RECIENTES

RELACIONADOS

TAGS

educación
editorial
opinión