4 Juegos tradicionales para mejorar el aprendizaje

4 Juegos tradicionales para mejorar el aprendizaje

Nuestros padres o abuelos nos han enseñado juegos a lo largo de nuestra infancia, y son probablemente aquellos que hoy nosotros enseñamos a nuestros hijos.

Las tradiciones y la cultura son dos cosas que no debemos perder jamás, y jugar es algo que no hay que dejar de hacer por mucho que crezcamos.

Al juntarnos con un grupo de amigos o familiares estamos realizando una actividad social, que en sí misma, ya nos aporta gran cantidad de estímulos emocionales suficientes como para que sea una de las mejores opciones que podemos encontrar dentro del ocio. Pero además, estamos estimulando nuestra actividad cerebral al mantener operante nuestro lóbulo frontal y poner en marcha funciones ejecutivas tales como planificar, elaborar estrategias, tomar decisiones o resolver problemas. Habilidades fundamentales para los juegos de los que ahora hablaremos.

Vamos a profundizar a nivel pedagógico y ver en qué nos pueden beneficiar algunos de los juegos más populares, los juegos de toda la vida.

1. CARTAS

La baraja española es un recurso muy completo por la multitud de juegos que ofrece. Asociación de colores según el palo, orden de los números, trabajo en equipo en los juegos por parejas, atención, memoria…

Como es imposible nombrarlos todos, os podemos dar tres ejemplos de juegos de cartas y lo que aportan a los niños:

Cinquillo

Por supuesto nos aporta estrategia y planificación de la tarea. De hecho, a lo largo de la partida, y dependiendo de los jugadores, ésta puede variar y nos obliga a prestar atención y agudizar el ingenio para ser los primeros en descartarse.

Mus

Lejos de parecer una mala influencia, por su fama de tirar faroles, este juego nos aporta muchas cosas además de diversión. La confianza en tu compañero de partida y el trabajo en equipo son dos de ellos, puesto que son los puntos de los dos los que suman. La estrategia y la planificación será fundamentales para convertir tus posibilidades en realidad.

Por supuesto la atención va a ser indispensable para pillar las señas a tus contrincantes y así conocer sus cartas y volver la partida en su contra.

Chinchón 

Uno de los juegos más divertidos para hacer combinaciones con escaleras y tríos. No pueden fallar nuestra planificación y atención. Además necesitaremos la memoria para almacenar las cartas que van saliendo y no contar con ellas para futuras jugadas, una vez pasado el turno es casi imposible recuperarla. ¡De ello dependerá nuestra victoria!

2. AJEDREZ

Es un juego de estrategia muy profundo. Ayuda a los niños a desarrollar fundamentalmente su pensamiento lógico, pero no es éste el único beneficio.

El análisis de las múltiples opciones y de la jugada de nuestro adversario, desarrollan el pensamiento crítico y ayudan a su vez a reafirmar el autoestima a través de la toma de decisiones bajo presión y con responsabilidad.

Por supuesto la atención sostenida y la concentración son indispensables para esta actividad, con lo que, si no son tu fuerte, lo serán.

Si quieres ganar, vas a necesitar una planificación y una capacidad alta de resolución de problemas.

Desde luego es uno de los juegos más completos que hay.

3. PARCHÍS

Este juego es para todas las edades, pueden jugar hasta los más pequeños, y en este caso, tiene mayor protagonismo a nivel pedagógico para éstos.

Ayuda al aprendizaje de los colores primarios, favorece el aprendizaje de los números y el valor de los mismos, el conteo y la suma. Además nos echa una mano con la paciencia y con la gestión de la frustración.

El parchís nos enseña por primera vez a arriesgar. Cuando uno elige una opción, debe saber a qué se expone, y sabiéndolo, decidir seguir adelante o tomar otro rumbo.

La vida está llena de decisiones, aventurarte sabiendo que puedes volver a la salida para intentar ganar la partida, es una decisión que no toma todo el mundo.

4. DOMINÓ

Tanto si dispones de un dominó tradicional con las fichas blancas y negras, como si tienes alguno más nuevo de madera y dibujos, los beneficios de este popular juego serán los mismos.

Además de la asociación de ideas, tanto con dibujos como con números, les ayuda a desarrollar procesos psicológicos básicos como la percepción visual, la atención y la memoria. Si estamos buscando un juego tranquilo que nos ayude a controlar un exceso de actividad, el dominó es una buena estrategia para el dominio de la impulsividad.

Por supuesto todos ellos te enseñan a ganar y a perder con deportividad. Encajar una derrota y saber que siempre hay una nueva oportunidad para mejorar; o disfrutar de una victoria merecida sabiendo que el contrincante ha sido un buen jugador y que tenemos que valorar su esfuerzo empatizando con sus emociones.

La competitividad sana nos ayuda a querer superarnos y exigirnos la mejor versión de nosotros mismos.

Nunca olvides, en la mesa y en el juego se conoce al caballero. Juega limpio.

Si tenéis curiosidad por algún otro juego, ¡no dudéis en preguntarnos!

#juegos tradicionales#juegos
Compartir:Logo LinkedInLogo FacebookLogo Twitter

RECIENTES

RELACIONADOS

4 Juegos tradicionales para mejorar el aprendizaje

4 Juegos tradicionales para mejorar el aprendizaje

Importancia del cambio en la educación después del Coronavirus

Importancia del cambio en la educación después del Coronavirus

Jaque mate a la escuela tradicional

Jaque mate a la escuela tradicional

Comunicación entre padres e hijos

Comunicación entre padres e hijos

¡Vuelta al cole! 5 consejos para que sea mas llevadero

¡Vuelta al cole! 5 consejos para que sea mas llevadero

Inteligencia y motivación: claves para el futuro

Inteligencia y motivación: claves para el futuro

El viaje a la felicidad

El viaje a la felicidad

¿Mejor escribimos a mano?

¿Mejor escribimos a mano?

El valor del arte, el arte de la educación

El valor del arte, el arte de la educación